Disciplina-Guiando Estilo Ángel: Acercarse a la disciplina de un lado puede afianzar la confianza y la cooperación

cc48c51fb6f3907dff93d4788b6b98e6

Este artículo ha sido traducido del inglés y originalmente apareció  en la revista LILIPOH. Esta es una publicación trimestral que tiene  fuertes conexiones con la educación Waldorf, conceptos de cultivo biodinámico y con  la antroposofía de Rudolf Steiner. Somos una voz para motivar cambios sociales, una vida saludable y un estilo de vida holístico. www.lilipoh.com

Agradecemos a Nathalie de los Heros por traducir al español. Nathalie vive con su familia y sus cuatro perros husky, en el sur de New Hampshire. Ella es madre de dos niños que asisten los colegios Waldorf en el area.

Disciplina-Guiando Estilo Ángel
Acercarse a la disciplina de un lado puede afianzar la confianza y la cooperación
Nancy Blanning

La disciplina es un tema difícil de tratar en nuestros tiempos actuales. Muchos de nosotros recordamos un momento en que "lo correcto era correcto y lo malo era malo y los niños hacían  lo que sus padres y maestros decían!” Podemos muchos recordar un momento en el que hemos cuestionado este enfoque y el rechazo de lo que parecía ser injustamente autoritario y rígido. Por otro lado, lo opuesto de rigidez, el "todo vale" tiene sus propias complicaciones decepcionantes. Dependiendo de nuestras orientaciones filosóficas, sociales y éticas, vemos estas dos polaridades en los extremos de un amplio espectro, inclinándose ya sea hacia el autoritarismo con, actitudes y prácticas inflexibles de constricción; o hacia la permisividad donde las normas son cambiantes, no definidas y  quedan en el aire. Y nuestros queridos niños quedan desconcertados,  inmovilizados en la confusión y perplejidad, en medio de nuestras convicciones de adultos o inseguridades acerca de lo que realmente pensamos.

La "Disciplina" se ha convertido y es asociada con el castigo: "Haz lo que digo o bien, te atienes a las consecuencias!” Sin embargo, este término “disciplina” en realidad proviene de la palabra "discípulo",  y en su definición más simple es una de  "alumno o estudiante".  Aunque la disciplina puede tener una connotación de dura, una de las definiciones más importantes del diccionario Webster es en la que la disciplina es más bien "una forma de entrenamiento que desarrolla el autocontrol y carácter.” Queda implícito en esta definición que un alumno debe tener  maestros o guías en este entrenamiento. En un niño pequeño los profesores son esencialmente los padres, la familia extensa, y los maestros del niño. Los niños pequeños han venido a la tierra para aprender a vivir la vida y están en busca de guías y compañeros para ayudarles a encontrar su camino dentro el mundo. Ellos son realmente pequeños seres sensibles, como los niños perdidos en el bosque de cuento de hadas. Los niños no son cerebrales ni lógicos. La lógica más tarde entrará,  pero en primer instancia los niños siguen los modelos  y direcciones de los adultos provistos en forma de imagen. Para citar al  colega Waldorf Steve Spitalny, los niñitos " acaban de empezar" y  buscan en aquellos  que les rodean que les  muestren el camino correcto en la vida. Nos guste o no, eso somos. No importa cuán  inciertos nos sintamos algunas veces, sabemos más que ellos de lo tienen que hacer y hay que  ayudarlos paso por paso.


La disciplina está asociada y se puede confundir con el castigo. Sin embargo, este término en realidad proviene de la palabra "discípulo", que significa simplemente  "alumno o estudiante”.


En mis años trabajando en un jardín de infancia Waldorf, los niños me enseñaron más de lo que yo les dí. Una lección fue que enfrentarse a un niño directamente de una manera severa, insistiendo en que él o ella me mirara a los ojos, en raras ocasiones-en realidad nunca funcionó. Esta fue mas bien una manera de romper de inmediato nuestra relación. El niño inmediatamente se avergonzaba, se cerraba, y (con razón) me excluía. El concepto de discípulo y de liderazgo se basan en la confianza y calidez, pero el enfoque que yo había mostrado era severo y frío. Como profesora he tratado de observar y me he dado cuenta que cuando un mismo enfoque no ha funcionado cinco o seis veces, nunca lo hará. Entonces, ¿qué hacer?

Mi maestro llegó en forma de un niño pequeño. Era alegre, hablador, y apasionado. Se envolvía de tal manera  en lo que estaba pasando cerca de él, que el resto del mundo dejaba de existir. Se podría decir que hasta parecía padecer de "falta de atención". El enfoque directo y la voz insistente de mi parte, fracasaba totalmente. Luego un poco de inspiración me dijo me acercarse a él en silencio y suavemente, de lado,  para que pudiera verme, pero no se sintiera enfrentado; me agaché al nivel de su  oído y le hablé en voz baja para que sólo él pudiera oírme. El resultado fue milagroso. Él dió un pase con la cabeza,  yo no le había pedido hablar, sin embargo luego hizo lo que le había  pedido.


... enfrentarse a un niño directamente de una manera severa, insistiendo en que él o ella me mire a los ojos, en raras ocasiones-en realidad nunca funcionó. Esta fue más bien una manera de romper de inmediato nuestra relación.


Aunque esto no funcionaba todo el tiempo, pero sí muchas veces, nuestra relación de confianza y cooperación creció.

Me di cuenta, cuando me enteré de la historia apócrifa bíblica de Tobías y el ángel, que se me había  recibido un regalo, al actuar con  la postura de “Angel Guiador”. Tobías era un joven que tenía que ir en un arduo viaje por su padre quien era ciego. Se buscaba un compañero de confianza que lo acompañara, y uno fue encontrado. A través de la ayuda del compañero de confianza, Tobías completo exitosamente la tarea para su padre, y trajo la cura de la ceguera de su padre, y encontró a la esposa adecuada de su destino. El compañero guió a Tobías en lo que tenía qué hacer, con suavidad pero con claridad, abordándolo de lado. Cuando el padre quiso darle al compañero de confianza una gran recompensa por su servicio, en ese momento reveló que era el Arcángel Rafael, el arcángel de la curación, que no requería ninguna recompensa.

Los niños cometen errores porque simplemente no saben cómo hacer las cosas. Ellos están buscando guías para mostrarles el camino con comprensión y claridad moral. Seamos esos compañeros con nuestros hijos.

PS-Con algunos ajustes, este enfoque funciona con los adolescentes, también. Algunas veces en la vida se necesita un confronte frontal, pero tratando de lado primero, nos puede dar resultados sorprendentemente buenos.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *